Contacto
Pie de imprenta
Data protection notice

Servicio Civil para la Paz

Manejar los conflictos sin violencia

Ya sea en Sudán, en el este del Congo, en Timor-Leste o en Colombia: en muchos regiones en crisis del mundo existen guerras civiles, o conflictos similares, que dejan tras de sí –en la mayor parte de las ocasiones sin que el resto del mundo les preste atención– sociedades profundamente traumatizadas y estados frágiles. En otros países se agudizan conflictos, a causa de la competencia por recursos naturales o debido a otras razones, de modo que existe la amenaza de la violencia y la guerra.

Grupos de motivación económica, religiosa o política se sirven de la violencia para imponer sus intereses. Las víctimas directas son las personas, ya expuestas, además, a una severa pobreza: quedan entre dos fuegos, o son instrumentalizadas como combatientes. El Servicio Civil para la Paz interviene en las regiones en crisis de forma sobre todo preventiva, proporcionando cooperantes dotados de formación específica, con la finalidad de manejar los conflictos sin violencia y constructivamente. Los cooperantes apoyan in situ a organizaciones contraparte que se esfuerzan por reducir la violencia y superar un pasado marcado por ella.

El Servicio Civil para la Paz está auspiciado por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo y ocho organizaciones de cooperación para la paz y el desarrollo, entre ellas la AGEH. Aproximadamente el 20 % de todos los cooperantes de la AGEH trabajan en el programa de personal del Servicio Civil para la Paz.

Las tareas de los cooperantes en el Servicio Civil para la Paz

Los cooperantes del Servicio Civil para la Paz apoyan a las organizaciones contraparte locales en todas las fases de los conflictos: su prevención, la reducción de la violencia y el trabajo post-conflicto. Sus tareas centrales residen, por ejemplo, en

  • proporcionar métodos y conceptos de gestión civil de conflictos

  • formar a cooperantes locales,

  • eliminar imágenes de enemigo, entre otras cosas mediante el desarrollo de los correspondientes planes docentes para escuelas,

  • reforzar la seguridad jurídica local,

  • prestar asistencia psicosocial a las víctimas y prepararlas para una vida pacífica en la sociedad,

  • reintegrar a los ex combatientes en la sociedad,

  • lograr que las partes del conflicto se sienten a una misma mesa y favorecer el diálogo,

  • reforzar a los grupos discriminados, haciendo que se preste oído a sus necesidades,

  • crear programas de radio que, por ejemplo, den voz a las personas que vivan en zonas rurales  y fomenten el diálogo y la democracia,

  • formar a periodistas para que en su trabajo eliminen tensiones y no las creen,

  • defender los derechos humanos.

Tanto las organizaciones promotoras como los cooperantes son conscientes de que una paz duradera sólo puede crecer desde dentro. Únicamente las personas que viven in situ pueden dar forma a los procesos de paz y asegurarlos. Por esa razón, el trabajo por la paz está orientado a las organizaciones contraparte y se centra en prestar apoyo a las iniciativas locales que busquen el equilibrio de intereses y la reconciliación. El cooperante aporta cualificación, conocimientos y recursos que no existen in situ o son escasos. Se vale de su condición de persona externa al conflicto (credibilidad, legitimidad, imparcialidad, protección) e implica su personalidad (estilo de trabajo, creatividad, solidaridad) en la colaboración intercultural con las organizaciones contraparte locales.

¿Le gustaría trabajar en el Servicio Civil para la Paz?

Para trabajar como cooperante en el Servicio Civil para la Paz Ud. debe poseer:

  • competencia en los campos de la formación de adultos, el asesoramiento a organizaciones e individuos y la gestión,

  • experiencia en construcción de redes,

  • experiencia en relaciones públicas,

  • capacidades en los campos de la planificación, el monitoreo y la evaluación.

En el marco del Servicio Civil para la Paz  se desea también defender de forma creíble valores cristianos a través de la acción solidaria. Por esa razón los cooperantes deben pertenecer a una iglesia cristiana. Los protestantes, los ortodoxos y los viejo-católicos son igual de bienvenidos que los católicos.

Encontrará más información sobre los conocimientos y capacidades que un cooperante debe poseer a fin de trabajar en la cooperación para el desarrollo aquí.
También dispone de más información sobre el Servicio Civil para la Paz en www.ziviler-friedensdienst.org.

Descargas: Servicio Civil para la Paz